Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

 
 

 

 

 

Héctor Anglada
Nacido el 31 de enero de 1976 en Villa Carlos Paz, Provincia de Córdoba, Argentina. Héctor Anglada, cordobés por naturaleza, actor por azar, no tiene auto, no viaja en taxi, tampoco en remise. Todos los días se sube a su bicicleta, sale de la casa que alquila en el Bajo Flores profundo, y tarda poco más de media hora para ir al estudio de grabación, donde se mete en la piel de Capilla, el boxeador y recolector de residuos de “Campeones”. Es un pibe que, de tan común, se convierte en un marginal televisivo. “No voy a las fiestas del ambiente porque ahí no me divierto”“Son fiestas que se hacen para la prensa, para mostrarte, para que te vean si estás con una minita, si estás tomando esto o lo otro. Y a mí eso no me interesa. Igual, a mí no me joden mucho, porque yo no vendo.”

- Tiene 24 años y cree que será actor sólo hasta los 30, aunque reconoce que la actuación es su verdadera vocación. Hasta encontrarla, trabajó de: diariero, heladero, peón de albañil, bombero voluntario (“ahí aprendí cosas que después me sirvieron como actor, como por ejemplo morirme, porque en los incendios la gente se muere de verdad, no como en la tele”), lavacopas y cafetero, entre muchísimos otros oficios. Uno de ellos le sirvió de trampolín para su actual profesión. “Estaba trabajando de encargado de mantenimiento en un hotel en Villa Carlos Paz. Los fines de semana jugaba al fútbol con Adrián Caetano, y un día me dijo: ‘Voy a hacer una película. ¿No querés trabajar?’. Le dije que sí.” Fue el primer papel de Anglada: Visite Carlos Paz, un cortometraje. Es relativamente conocido desde que sorprendió a todos como el Cordobés de Pizza, birra, faso, aunque llegó al gran público con su personificación de un barrabrava de Excursionistas en “RR.DT.” (“Hasta me hice hincha y todo”, reconoce) y, fundamentalmente, con su actual papel en “Campeones”.


- Con el primer dinero grande que ganó (“No te vayas a creer que lo que yo digo plata grande es lo mismo que para Laport, ¿eh?”, aclara) le puso un kiosco a la madre, que en realidad es su abuela, quien lo crió desde chiquito en Villa Carlos Paz. En Buenos Aires estaba viviendo solo en una casa del barrio Bernardino Rivadavia, allá donde el Bajo Flores comienza a alimentar el centimetraje de las páginas policiales. Pero un día se cansó de estar solo y se trajo a su madre: “Ella estaba sola allá en Córdoba, yo solo acá. Es mejor que estemos juntos, acompañándonos”, dice. Para el estreno de Pizza, birra, faso, ella lloró todo el tiempo. “Es que mi mamá se creía todo lo que pasaba en la película. Imaginate al final, cuando el personaje que yo hacía se murió. Se quería morir ella también...” De aquella noche recuerda que “cuando salía, la gente me aplaudía y yo trataba de esconderme, pero no por mala onda, sino porque no estoy adaptado para nada a esto de ser conocido”.

- “Mi sueño es ser director de cine. Y como actor me gustaría poder interpretar a un Stone, pero ahora no me sale, porque soy demasiado cordobés. Voy a hacer un curso con una fonoaudióloga, para aprender la tonada porteña y poder hacer otros papeles, aunque toda la vida voy a ser “el Cordobés”, y con orgullo. (*)

- Malogrado en un accidente de motos el 2 de Marzo de 2002, rendimos un homenaje al actor cordobés.

(*) Extracto entrevista de Fernando D’Addario para Página 12.

Su filmografía:

Herencia (2001) Ángel
Bolivia (2001) Héctor
El camino (2000)
Mala época (1998) Pibe
La expresión del deseo (mediometraje - 1998)
Pizza, birra, faso (1997) Cordobés
La furia (1997)
Cuesta abajo (corto - 1995)


Cualquier información sobre este artículo, corrección o crítica, pulsar aquí.